El primer programa de la UT trabaja en su actualización curricular

Academia Investigación Investigaciones La UT avanza

El programa de Ingeniería Agronómica de la Universidad del Tolima, se prepara para la reforma curricular, en la cual se viene trabajando desde hace un tiempo, con el apoyo de profesores, estudiantes y demás personas que hacen parte de esta Facultad. Dicho programa académico, nació oficialmente en 1954, y en aquellos años se dictaban las clases en la Escuela Agrónoma Hacienda San Jorge, hoy en día, lugar considerado Patrimonio Histórico, Cultural y Ambiental de Ibagué, desde el año 1997.

En aquel tiempo, se tenía un convenio con la Universidad Nacional, sede Palmira, por lo tanto, los estudiantes que aquí empezaban su carrera de pregrado, debían culminar sus estudios en aquella región del Valle.

En el año de 1955, la Universidad del Tolima, inició sus actividades académicas, con el programa de Ingeniería Agronómica, otorgando un Decano a la Facultad, y un Rector que pondría en marcha el funcionamiento de la única universidad pública de la región. Para la década de los 60s, ya se contaba con los primeros 17 graduados como Ing. Agrónomos.

Durante los 70s, el número de graduados había aumentado, llegando a los 343, y cabe resaltar que el promedio de estudiantes era de 25 a 30 por año. Hoy en día, en el semestre B-2018 se alcanzaron los 3.200 egresados, los cuales todavía se reúnen, cuentan su historia y hacen parte del cambio en el que se encuentra el programa.

Hacia el año 1960, el programa estuvo en auge y en constante crecimiento del ciclo profesional, pues ya se había podido consolidar mejor en el Tolima. Es por ello, que de cierto modo y con el surgimiento de la Revolución Verde, se adhierió a estas prácticas de producción agrícola.

«La Revolución verde, es una forma de abordar los sistemas de producción agrícolas, con el objetivo de producir grandes toneladas por hectárea (mucha producción, a un coste económico en términos eficientes) utilizando productos e insumos agrícolas, de síntesis química y utilizando recetas estandarizadas para obtener altos rendimientos. Dicha forma de abordar los sistemas de producción agrícolas, fue certera, pero en 1980, en los sitios en los que surgió dicho movimiento, ya se estaba dejando de hablar sobre el tema». Explicó la profesora, Jenny Fernanda Urrego.

Las consecuencias de dicha Revolución Verde, han traído consigo un costo económico y social incalculable, desde la degradación de los recursos naturales, hasta la salud humana. Muchos de los agroquímicos, de síntesis química formulados en dicha época, hoy día son elementos prohibidos y peligrosos, con alto riesgo biológico.

Por otro lado, la Granja de Armero, nació oficialmente en 1966, año desde el cual se empezó a ofrecer la estancia de séptimo y octavo semestre, tiempo en el que los estudiantes tienen la oportunidad de aprender, inmersos en un escenario rural y universitario, el cual les permite formarse profesionalmente, tanto en el ámbito disciplinar, como también en el personal.

En la granja, los estudiantes están a merced de su auto regulación, convivencia, y forjando habilidades que deben tener todos los seres humanos en sociedad, puesto que el hecho de vivir en comunidad y ser autodidactas se crea en medio del escenario de aprendizaje; siendo este, el único programa del país que sostiene tales dimensiones de aprendizaje, donde los estudiantes que allí llegan a vivir durante dos semestres, cuentan con equipo humano, director de granja, enfermeras, personal de apoyo, coordinador técnico, coordinador académico, operarios, y demás. Pues la granja, tiene un rol de actividades comerciales, lo cual es prácticamente mostrarles la realidad.

El servicio de la granja de Armero, se suspendió por diez años, ya que en 1985 ocurrió un fenómeno natural, que detuvo los distintos procesos del país, lo cual fue un gran reto para la Universidad del Tolima. Posteriormente a esos años de constante trabajo, se pudo levantar la Granja, y desde entonces no ha detenido sus actividades, pues sigue brindando sus servicios a todas las personas que hacen uso de ella.

Teniendo en cuenta las prácticas perjudiciales que ya se mencionaron con anterioridad sobre la Revolución Verde; hacia los 80 y 90s, con el fin de modificarlas, surge un movimiento agroecológico, del cual el profesor Gonzalo Palomino Ortiz, fue pionero en Latinoamérica y el mundo, generando conciencia y lucha, en la protección de los recursos naturales y de los seres humanos. Tanto así, que se empieza a cambiar el enfoque porque ya no se necesita a un Ingeniero Agrónomo para producir mucho con pocos recursos económicos, o con eficiencia en tiempos y movimiento, sino que también se necesita a un Agrónomo, que produza comida de calidad, y que atienda a algo tan importante como la agricultura campesina.

Por esta razón, dicho enfoque ha hecho que en este momento se vea la necesidad de hacer un cambio. Es importante mencionar que, en 1968, se propuso una modificación sobre estudios generales y profesionales, en el 2005 se hizo otra reforma para definir las áreas del conocimiento. En el 2009 se definieron las horas por créditos, los cuales han sido cambios de forma, más no de fondo, en cuanto a la filosofía curricular.

Esta reforma a la que le está apostando el programa de Ingeniería Agronómica de la Universidad del Tolima, actualmente, pretende cambiar el enfoque, perfil, y trabajar en módulos colegiados, trabajos colaborativos, darle más valor a la agricultura campesina, más peso sobre lo agroecológico, y retos agigantados hacia la innovación e investigación, además de las estrategias para lograr la competitividad y sustentabilidad en los sistemas de producción.

Estos cambios, serán un beneficio muy grande para los Ingenieros Agrónomos, puesto que podrán enfrentarse a los desafíos que tiene el siglo XXI, entre los que se encuentran: una lucha por la soberanía alimentaria, transformaciones rurales, las cuales mejoran las formas de vida de las comunidades, participando de esos escenarios donde se está empezando a construir paz. Sumado a dichos desafíos, también se encuentran retos, tales como la Generación T (Táctil), socialización desde y hacia los medios digitales, pues así lo manifestó la Directora del Programa de Ingeniería Agronómica Jenny Fernanda Urrego Pereira.

Actualmente, ya se tiene una propuesta en construcción, en la cual se están creando espacios de socialización con profesores, estudiantes, egresados y demás, con el fin de que se sigan generando propuestas de cambio en la cual todos los miembros de la UT se suman al cambio y sirvan para el aporte regional y nacional desde los futuros profesionales.

 

Total Page Visits: 474 - Today Page Visits: 1