Estudiante de negocios internacionales de la UT pasó el ultimo filtro para representar a Colombia en los EE.UU

Estudiantes Investigación Vicerrectoría Académica Vicerrectoría Administrativa

Ricardo Buenaventura Santos, integrante del colectivo EcoEnergy de las Tiendas Universitarias, fue seleccionado para participar en la nueva versión del programa de Estudios de los Institutos de Estados Unidos (SUSI, por sus siglas en inglés) donde él podrá estar en una serie equilibrada de discusiones de seminarios, lecturas, presentaciones en grupo y conferencias durante cinco semanas (del 6 de Julio hasta el 10 de agosto 2019), y finalizar con un viaje intercultural en varias ciudades de ese país, con el objetivo de fortalecer su liderazgo y emprendimiento social. El anfitrión del programa, este año será la Universidad de Miami en Ohio.

Después de haber pasado varios filtros, donde se tuvo en cuenta el perfil del postulante y el proyecto de emprendimiento y de liderazgo en el cual pertenece, el estudiante obtuvo el primer puesto, entre universidades como la de de Antioquia, Área Andina y Católica Luis Amigó.

Esto ha sido un logro para él, para la Oficina de Relaciones Internacionales y para el proyecto de la Vicerrectoría de Desarrollo Humano. Sin embargo, todo tiene su contexto y se resume en la palabra Econergy. ¿Cómo surgió todo esto?, ¿Quiénes son los demás integrantes que lo conforman?, ¿Cuáles son sus aspiraciones?

Del aula a la iniciativa de un emprendimiento saludable

Angie Katherine Muñoz, Maria Natalia Cárdenas, Aris Mendez y Ricardo Buenaventura, son estudiantes de Negocios Internacionales, quienes en los primeros semestres se conocieron en la conformación de grupos de las actividades en clase. Con risa, los integrantes del colectivo se miran y cuentan que todo inició cuando Natalia y Ricardo entraron a estudiar a la Universidad del Tolima por cursos libres, pero los cuatro en sí se conocieron en la asignatura de microeconomía. La unión cada vez fue más fuerte, ya que aparte de las actividades, también se reunían para estudiar.

En el segundo semestre se separaron por los horarios de clases, pero en el tercero se volvieron a encontrar y de ahí no se han vuelto a separar.

El tiempo fue pasando y mediante transcurría las clases, ellos empezaron a notar que se estaban construyendo unas tiendas en el parque Ducuara, pero entre ellos se decían que ya estaban seleccionadas, que era muy difícil acceder a ellas, sin embargo, la duda llegó y querían verificar lo anterior.

Un día Natalia le comentó a Ricardo que estaba pasando por una situación económica difícil y Ricardo, con la misma situación de Natalia le volvió a recordar sobre las tiendas universitarias, “hagámosle. Nosotros no perdemos nada”, era lo que decía él como forma de afrontar la situación económica que vivían. Entre los dos decidieron que iban a postularse, pero lo que los detenía, era que necesitaban dos personas más. Pensaron en el hermano de Ricardo, pero él estaba próximo a realizar una pasantía. Pensaron en Angie Muñoz, ya que habían trabajado en las clases con ella y observaron las características que tenía; al final decidieron decirle sobre la postulación y Angie estuvo de acuerdo; también ella pasaba por la misma situación económica de ellos.

Ahora los tres estaban buscando a quién decirle y pensaron en una estudiante que todos la conocieran y ahí apareció Aris, porque resaltaron las habilidades que tenía, pero no le contaron de manera inmediata, sino que le dijeron después de haber participado en el curso de Manipulación de Alimentos realizado por el SENA y gestionado por la Vicerrectoría de Desarrollo Humano. Entre risas comentan que ella no sabía de la propuesta que le iban a dar, al finalizar el curso le dijeron y ella no lo pensó dos veces al decir que sí.

Uno de los talleres que realizaron los aspirantes en la convocatoria para ser beneficiarios de las Tiendas Universitarias

“Es importante decir que para nosotros los estudiantes de Negocios Internacionales es muy difícil conseguir trabajo por los horarios. En ningún trabajo nos iban a decir “acomoden sus horarios como ustedes quieran”, por eso pensamos muchas veces en las Tiendas Universitarias. Era la mejor oportunidad y no la podíamos dejar escapar”, comenta Natalia.

¿Pero qué iban a presentar?, ¿Cuál era la propuesta que tenían en mente? EcoEnergy surgió gracias a una asignatura que ellos vieron de Creatividad Empresarial. Vieron ahí la fortaleza que podría tener el yogurt en la empresa, pero tenían claro que no solo iban a vender, sino que pudieran aportar al medio ambiente por medio de las semillas; que consiste en darle al futuro cliente una de ellas para que la cultive. Lo presentaron a una feria empresarial en la universidad y tuvo mucha aceptación por la comunidad, por ello lo presentaron en la convocatoria de las Tiendas Universitarias que se realizó en el semestre B – 2018. Después de haber escuchado cantidades de veces a sus compañeros que no iban a poder o que no les iba a funcionar. Ellos persistieron.

“La decisión del nombre del colectivo no fue tarea fácil”, afirman ellos, tuvieron que pensar muy bien lo llamativo que debía ser, le habían colocado anteriormente EcoLife, pero al final no les gustó.

La Universidad del Tolima, a través de la Vicerrectoría de Desarrollo Humano, realizó procesos de diálogo con los estudiantes llamados “chazeros”, con el objetivo de avanzar hacia una reglamentación de las prácticas de ventas al interior del campus, como el resultado de estos espacios, se avanzó en el compromiso de los estudiantes de asumir la responsabilidad de salvaguardar y conservar los espacios públicos de la universidad en los cuales desarrollan sus actividades. De esta manera durante el año 2017, la UT determinó la no venta de productos en espacios no autorizados, seguido de un proceso de discusión entre las partes que generó la construcción de acuerdos, de esta manera se crea de forma organizada y equitativa el proyecto Tiendas Universitarias como estrategia para impulsar el proyecto de vida estudiantil, promover el mejoramiento en el rendimiento académico, generar cultura de emprendimiento y garantizar derechos de tipo fundamental.

Los aspirantes tuvieron que pasar por diferentes fases donde presentaron una idea de modelo de negocio innovador social, una oferta alimentaria y la documentación principal para la conformación de un colectivo. Igualmente, de una presentación de su pitch ante tres jurados calificados, que evaluarían la viabilidad del proyecto. “Recuerdo que ese día estábamos muy nerviosos, pero a la medida que fuimos hablando, todo fue fluyendo y sacamos lo mejor”, aseguró Ricardo.

Por un lado, Deisy Conde, profesional universitaria de la oficina de Proyección Social de la UT,  expresa que, “EcoEnergy fue uno de los colectivos que desde inició la convocatoria, lideró y mostró el concepto que tiene las Tiendas Universitarias. Se mostraron muy dispuestos a aprender y aplicar la metodología de trabajo Canvas con el toque de la universidad”.

Después de haber pasado por todo este proceso, los resultados finales  los obtuvieron el mismo día de la presentación del proyecto en las horas de la noche. “Ese día no pudimos dormir, la emoción fue increíble, lloramos todos por medio de una llamada que hicimos”, expresa Angie y complementa Natalia con lágrimas en los ojos, fue un momento emotivo para ellos, “ese día estábamos muertos de la felicidad, pensábamos que nos habíamos ganado la lotería”. Se enteraron después de un parcial muy difícil que tuvieron. Sin embargo, reflexionan que antes de eso el trabajo no fue fácil.

“Me acuerdo que nosotros nos reunimos los domingos a diligenciar los documentos que nos exigían. Nosotros dimos mucho de nosotros. Esto lo tomamos muy en serio”, comentó Natalia.

El día de la inauguración, recuerdan ellos, que se vendió todo, ya en la tarde no pudieron trabajar bien, porque los productos se habían acabado. Cuando pisaron la tienda por primera vez se dijeron, “ya estamos acá (…) ya tenemos la teoría por medio de lo que hemos aprendido, ahora vamos a aplicarla”.

El Colectivo EcoEnergy se encuentra ubicada en la tienda No. 7 en el Bulevar Gastronómico y Cultural (al lado del parque Ducuara).

Un proceso que no ha sido nada fácil

Ahora se sumaban a otra responsabilidad, ya no solo era el estudio y las ocupaciones personales, sino lo laboral y más el crecimiento de su proyecto; pero a ellos no les ha quedado nada imposible, siguieron trabajando a toda costa. Angie Muñoz es la Gerente Financiera, Natalia Cárdenas es la encargada de Producción, Aris Méndez está en área de Marketing  y Ricardo Buenaventura es el Gerente General.

Todo lo que ellos han podido aprender en la academia, lo han puesto en práctica en el negocio innovador. “Siempre aprendemos de los errores”, expresó Angie.

El aporte de la Vicerrectoría de Desarrollo Humano y la oficina de proyección social al emprendimiento

Estas dos unidades de la Universidad del Tolima han sido las encargadas de gestionar y apoyar a todos los colectivos en su crecimiento con las Tiendas Universitarias. Es un equipo conformado por funcionarios en al área del emprendimiento, administrativa, financiera, ventas, marketing, higiénica-sanitaria, estilos de vida saludable, comunicaciones, entre otros que los han ayudado.

“La Vicerrectoría nunca nos ha dejado solos, siempre nos ha ayudado en lo que hemos requerido (…) los funcionarios nos han ayudado más de lo que deberían hacer”, afirmó Natalia. Ellos creen que la diferencia que tienen con los demás colectivos, es que se lo creen, no lo toman en juego, ven el proyecto de manera grande.

Enrique Alirio Ortiz Güiza, Vicerrector de Desarrollo Humano, expresó que “hemos empezado muy juiciosos a fortalecer el proyecto Tiendas Universitarias. (…) Esto no inició solo con la formalización de ventas de productos saludables, sino que nace de un proceso de emprendimiento, de crear un modelo productivo”.

Es un orgullo para ellos pertenecer al proyecto.“Todo lo que nos ha pasado es de orgullo, ya que en varias asignaturas nos preguntan cómo nos ha ido, yo cada vez que me presento, digo que pertenezco a un colectivo de las Tiendas Universitarias”, comentó Angie Muñoz. Cada error del colectivo ha sido una oportunidad para crecer más.

La asamblea permanente que tuvo las universidades públicas el año pasado generó mucha incertidumbre en el colectivo por las ventas. Las tiendas se inauguraron a mediados de octubre del 2018 y la asamblea inició dos semanas después, sin embargo, ellos pudieron solventar la situación y organizarse mejor. Como una situación, casi imposible para ellos, en un mes pudieron recuperar el capital que habían invertido.

La familia, el gran apoyo de los integrantes del colectivo

Fue inevitable para ellos, al hablar sobre este tema las lágrimas empezaron a salir, recordar el gran apoyo que ha recibido de sus familias ha sido de manera sustancial para el crecimiento del colectivo.

Al principio, Ricardo no le contó su mamá, sino a su hermano, porque ella vive lejos, después le comentó y lo ha apoyado siempre. Ricardo nació en Ibagué, pero se crió en Lorica, Córdoba y regresó a su ciudad natal para estudiar en la UT.

Natalia también afirma que sus familiares siempre han sido su apoyo, pero no les quiso decirle todo lo que le estaba pasando, porque pensaba mucho en el capital que tenía que destinar. Ella nació en Ibagué. Su hermano menor trabajaba y al escucharle la idea, le dio lo que había ganado de la jornada para que lo invirtiera.

Para Angie, el haber entrado a la Universidad, le cambio toda su vida, porque ella no nació en la capital tolimense, sino en Neiva, es decir que vive sola y se sustenta casi en su totalidad. Una parte del dinero que debió aportar para el inicio del negocio, lo sacó del arriendo que debía pagar del mes. “Para mí Angie es la inspiración a seguir adelante. Ella ha podido con todo”, expresó Natalia.

Aris nació en El Limón, Tolima  y actualmente vive con sus familiares, el apoyo de ellos ha sido importante en el crecimiento profesional de ella.

SUSI 2019: el resultado de Ricardo por su compromiso y liderazgo en el emprendimiento de las Tiendas Universitarias

Todo esfuerzo tiene su recompensa, o eso podría ser el ejemplo de Ricardo que, por su compromiso y liderazgo en el emprendimiento de las Tiendas Universitarias, tendrá la oportunidad de ir a Ohio y mejorar sus capacidades para impactar en su entorno por medio del programa SUSI de la embajada de los Estados Unidos.

La Oficina de Relaciones Internacionales de la universidad fue la que recibió la información de la postulación gracias a ASCUN – la Asociación Colombiana de Universidades y en la cual requerían postular a un estudiante en la categoría de emprendimiento social masculino. “Nosotros creíamos para la postulación que el emprendimiento más visible de la UT era las tiendas Universitarias, por eso fui a buscar quién podría ser esa persona. Igualmente fui a la Vicerrectoría de Desarrollo Humano a buscar otros estudiantes que pudieran estar interesados”, afirmó Fabiano Numpaque Joya, director de la ORI.

El perfil de Ricardo era el más opcionado, de acuerdo a los requisitos sugeridos por la convocatoria. Su compromiso, liderazgo, responsabilidad, madurez, mente abierta, tolerancia, reflexivo e inquisitivo, fueron las características que resaltan al estudiante, además del concepto de la Tienda.

Ricardo siempre ha querido, como cualquier joven emprendedor, saltar fronteras, salir del país y conocer otras oportunidades. “Yo siempre he querido estar en constante aprendizaje, por eso, mi gusto en conocer diferentes culturas”, comentó el Gerente General del Colectivo.

Un día en medio de una fiesta familiar, Ricardo recibió de manera urgente diferentes llamadas de la Vicerrectoría de Desarrollo Humano, para comentarle sobre la postulación. Él se interesó y empezó a averiguar. Todo esto estaba pasando en medio de la semana de vacaciones que tuvieron los estudiantes para el inicio del semestre A 2019. Ricardo lo primero que hizo fue llamar a Natalia y ella le mostró su apoyo incondicional.

Después de haber pasado un proceso de selección interno por la universidad, y llevar la documentación que solicitaba la embajada de Estados Unidos en Colombia, le llegó la notificación al correo que había quedado en el primer puesto, en todo el país en la categoría de emprendimiento masculino. En total se presentaron 161 personas de diferentes universidades públicas y privadas, entre ellos 63 mujeres y 62 hombres.

“Yo fui a la tienda, encontré a Angie trabajando y le dije que saliera, y al salir le comenté y comenzó llorar. Ella llora por todo”, entre risas comentó Ricardo.

El director de la ORI, afirma que es muy grato saber que Ricardo había quedado como seleccionado final por la embajada:

“Todo ha sido un proceso grato, porque me pude dar cuenta que las cosas no están tan lejos como uno las piensa. Es creerlo e intentarlo”, expresó la próxima representación de la UT en los EEUU. Natalia por su parte comenta que fue una alegría de todos, porque considera que el éxito que tiene una persona, se lo transmite a todos.

Ricardo recibirá en el mes de julio, si queda seleccionado finalmente, una capacitación de cinco semanas en la Universidad de Miami que queda en Ohio y la última semana él tendría la oportunidad de hacer un viaje intercultural en varias ciudades de Estados Unidos para conocer el sistema político, el sistema económico y otros tipos de emprendimiento

“Él tiene una posibilidad muy alta de ser el candidato final. Desde la ORI le estamos haciendo el acompañamiento. Reforzando ciertas habilidades y competencias que Ricardo tiene como emprendedor, para que haga una buena presentación en los EEUU, y que se proyecte más las Tiendas Universitarias”, concluyó el director de la ORI.

Desde la Vicerrectoría de Desarrollo Humano, Ricardo también tendrá un acompañamiento en todo este proceso, igualmente de otros profesionales que lo asesorarán en cuestiones de imagen, entre otros aspectos.

“Para nosotros es un caso exitoso la preselección de Ricardo (…) Que un miembro de la comunidad universitaria tenga un reconocimiento, es un logro y es muy grato para nosotros. Nos llena de orgullo. Con esto nos damos cuenta que las tiendas no solo ayuda en la línea de permanencia estudiantil, sino como un proyecto formativo”, afirmó el Vicerrector de Desarrollo Humano.

La profesional Deisy Conde define a Ricardo como una persona resiliente que quiere crecer de manera profesional.

El emprendimiento social en Colombia, según la perspectiva de EcoEnergy

Natalia, Aris, Angie y Ricardo han demostrado una vez más que el que quiere emprender lo puede hacer. “Las personas que quieren emprender es porque quiere ir más allá, que creen que no solo nacieron para estudiar y trabajarle a otra persona. Son valientes”, comentó Ricardo.

Ellos aseguran que en Colombia no hay muchos incentivos o beneficios a un emprendedor, que primero se tiene que chocar para aprender. Por un lado, Natalia expresa que lo que complicado es mantenerse con todas las dificultades que la persona se puede encontrar, otro factor que observa ella es la disciplina. “En Colombia siento que las empresas grandes están muy monopolizadas y las empresas que están hasta ahora empezando, se las devora”, enfatiza la integrante del colectivo.

Lo importante ahí es no desfallecer. Ricardo, por su parte, ve vídeos de empresarios para tomar ejemplo de ellos y así crecer. “Uno algunas veces sale aburrido, con ganas de hacer nada, pero uno llega a la tienda y acá la voy a dar todo. Los clientes no deben saber mi cansancio. Los atiendo con la mejor actitud”, comentó Natalia.

Con el tema saludable es una cuestión, afirman ellos, más complicada, porque es cambiar el concepto de la gente. Colocan el ejemplo de las grandes empresas de comidas donde venden alimentos que no son 100% saludables. Angie muñoz afirma que lo que más le gusta es poder concientizar sobre ello, generar mejores estilos de vida saludables.

No han tenido que cambiar, ni modificar nada, según Deisy Conde, EcoEnergy y Fruges Frutti, son de las Tiendas Universitarias que han podido superar las barreras de ventas y no han tenido la necesidad de cambiar el concepto de su negocio.

 ¿Y cuáles son las aspiraciones de EcoEnergy?

El colectivo se reúne una vez a la semana con el objetivo de analizar el resultado de los jornadas de la trabajo y sobre las nuevas propuestas que desean implementar

Entre el compañerismo, amabilidad y emprendedores, se definen estos estudiantes que en la actualidad están en cuarto semestre. Algo que se ha podido demostrar es que los integrantes del colectivo no se han quedado quietos. Y que va más allá de un simple negocio, esto ha sido la excusa perfecta para enriquecer sus lazos de amistad. Ellos expresan que están constantemente con ideas para crecer. El colectivo quiere que su microempresa la conozcan más personas, a pesar de todas las veces que le dijeron que no iban a ser beneficiarios de las tienda universitarias.

“Lo que ha llevado EcoEnergy es un ya logro para nosotros (…) estamos para grandes cosas, queremos llegar más allá, donde la gente cree que no se puede llegar”, concluyó Ricardo.

 

 

 

Total Page Visits: 316 - Today Page Visits: 1