Recordando al profesor Gonzalo Palomino en el Día de la Madre Tierra

Profesores

El 22 de abril de 1970, aproximadamente 20 millones de estadounidenses, alentados por el senador Nelson Gaylord, fundador del Día Mundial de la Tierra, se tomaron las calles, parques y auditorios para manifestarse en torno a un ambiente sustentable.  Luego de ello, la Asamblea General de la ONU, designó el 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, teniendo en cuenta que en muchos países se realiza esta celebración, con el objetivo de alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, y para promover la armonía con la naturaleza y la tierra.

En este día,  es justo recordar el trabajo que desde 1970 realizó el profesor de ecología Gonzalo Palomino Ortiz (q.e.p.d.) pionero en Colombia de los grupos ecológicos. Gracias a esto, la Universidad del Tolima entró de manera más comprometida, en la dinámica del respeto a la tierra y la naturaleza, creando un movimiento llamado SOS, boletín desde el cual se denunciaban los problemas que había en zonas agrícolas, como Espinal y todo el sur del Tolima por el uso de herbicidas y plaguicidas, y que incluso tuvo repercusión nacional. Al menos así, lo recuerda el Coordinador del Herbario Toli y Jardín Botánico, Héctor Eduardo Esquivel.

Esta celebración, permite que las organizaciones a nivel mundial, reflexionen sobre la imperante necesidad de que toda la población del planeta se concientice sobre esta problemática de destrucción de los recursos naturales, para no seguir produciendo objetos y productos que afectan el equilibrio atmosférico.

Ya hay ciudades como Medellín y Bogotá con alertas ambientales, con una restricción a la movilidad de vehículos para disminuir los niveles de contaminación, pero eso va acompañado de otras formas de destruir el planeta como son el uso de herbicidas y plaguicidas, tóxicos que se utilizan para destruir algunos grupos de plantas, pero de paso se destruyen muchos grupos de animales” explica el profesor Esquivel.

Anteriormente en la época de navidad se recolectaba musgo para el pesebre y el árbol era el Randia Aculeata, llamado también Cruzeto, arbusto típico del bosque seco tropical. En Ibagué llegaban a las plazas de mercado los camiones llenos de estos arbolitos para venderlos con fines de ornamentación y gracias a las diferentes campañas se crea e impone el árbol sintético y otros elementos que sustituyeron el uso directo de la vegetación. Estas campañas tuvieron efecto al punto que hoy en día se sancionan a quienes recolecten cantidades de musgos y pifitas con esos fines,  cosa que también ocurrió en Semana Santa, pues hoy en día la gente lleva cualquier ramo diferente al de la palma de cera o palma de vino en zonas cálidas.

Es el momento de tomar conciencia, reciclar en la fuente, reducir el uso de elementos desechables y reutilizar los elementos cuando sea posible como se viene haciendo en la UT con la campaña “Porta tu Vaso”.  El planeta no es un regalo de nuestros padres, es un préstamo de nuestros hijos. La responsabilidad es de todos.

Total Page Visits: 580 - Today Page Visits: 1