Puerto Saldaña, un territorio de paz

Academia Investigación Investigaciones

Desde los años 60, este corregimiento que se encuentra ubicado en el municipio de Río Blanco, al sur del Departamento, aproximadamente a 5 horas de Ibagué, sufrió los rigores de la guerra y con su acción detonante en el año 2000, la dejó parcialmente destruida. Entre la desconfianza y el olvido que se ha tenido últimamente, sus habitantes que de manera progresiva están regresando a sus casas y están sacando adelante a Puerto Saldaña. Dicen de manera unísona: “ya no queremos más guerra”.

Sin embargo, todo tiene su contexto, y en el pasar de los años, se creó una asociación de mujeres Emprendedoras Pecuarias – Asmupuerto y se unió un grupo de estudiantes de la Universidad del Tolima, con el objetivo de reconstruir esa memoria que tanto necesitan para esclarecer los hechos y para que puedan crecer en paz.

De un trabajo de grado a la reconstrucción de memoria de una comunidad

Desde el año 2016 surgió el interés por parte de un grupo de estudiantes del programa de Comunicación Social – Periodismo de la UT en desarrollar una investigación en el corregimiento del departamento del Tolima, con el fin de visibilizar a la comunidad campesina y aportar a la memoria social desde la realización de un video documental de acuerdo a las memorias de los habitantes, con relación al conflicto armado entre 1940-2018. Fue la excusa perfecta de ellos para unirse y realizar la investigación. En el año 2018 Florentino Méndez, Manuela Bolívar, Paola Montoya, Sergio Quintero y César Gutiérrez presentaron un trabajo de grado y el proyecto audiovisual propuesto “Regreso al Puerto”, relacionado a lo anterior para obtener el título de Comunicadores Social – Periodistas. Ahora, continúan trabajando con la comunidad para seguir apostándole a los objetivos planteados.

Para el equipo organizador, “esta investigación es en verdad un pequeño aporte en las iniciativas recientes de memoria y comunicación en Colombia. Nosotros, como los campesinos abriendo monte, también queremos abrir caminos”.

Las mujeres que han sacado al corregimiento adelante

Por las necesidades que veían en el corregimiento las mujeres y de generar sus propios recursos para subsistir, se creó La Asociación de Mujeres Emprendedoras Pecuarias – Asmupuerto hace cuatro años, un 19 de mayo. La idea fue de tres mujeres, muy cercanas familiarmente, pero consideraban importante buscar a más personas que integraran el proyecto y después de realizar la convocatoria informal, iniciaron 26 mujeres, la mayoría madres.

Al pasar el tiempo, no importó que ellas fueran víctimas del conflicto armado o hubieran sufrido el desplazamiento; se fue creando nuevas iniciativas como la conservación del medio ambiente, las capacitaciones para crecer personalmente y hasta han llegado en trabajar en temas culturales. Ahora son 13 mujeres de diferentes edades que se distingue dentro de Puerto Saldaña con su chaleco rosada realizando obras en beneficio de la comunidad.

Mireya Torres es la presidenta de la asociación y expresa que el objetivo de Asmupuerto es “hacer la vida de la mujer productiva cerca a sus hijos y más cómoda, por eso hemos generado varios empleos”. Pero, ¿cómo se sostienen?, ella comenta que entre rifas, “tamaleadas”, ventas de productos como frutas o empanadas o infinidades de actividades, que si o si se rebuscan los recursos para cumplir sus objetivos.

La planta de procesadora de alimentos, es la maquina que anhelan con gran esmero y consideran que va a facilitarles varias actividades y con ello generar más ingresos. No se han quedado quietas, tratan cada día de buscar más oportunidades de a fuera para implementar en el corregimiento. Están inmersas en varios procesos con el Ministerio de Cultura, la Gobernación del Tolima, la Embajada Turca y diferentes organizaciones.

Pedro Guevara, patrullero de la Policía de Puerto Saldaña, expresa que Asmupuerto ha generado una mayor unión en la comunidad. “El corregimiento está muy alegre por todo lo que realizan y quieren que sea más constante”, asegura.

“Al árbol que tiene frutas, se le tira piedras”, es el refrán que le dijo su papá a Mireya y es la misma que utiliza, por otro lado, para defenderse de las críticas que se han generado en el corregimiento, con los rumores de que no invierten de la mejor manera los recursos que les otorga. El machismo, considera la presidenta, ha sido el mayor problema que han tenido. “La mujer campesina suele ser más sumisa que la mujer de ciudad, por eso al principio es muy difícil que a ellas se les vea trabajando sin la compañía de su esposo, pero al pasar el tiempo se ha ido cambiando esa concepción”, comenta.

A pesar de que la asociación solo la integra el género femenino, los hombres han querido apoyar estos procesos. Ellas por su parte, para no perder el principio de la asociación, colocan a los hombres a que las ayuden en los trabajos de fuerza.

¿Y ellas como construyen paz? Asmupuerto la responden en una sola frase, solventar las necesidades de la comunidad en un territorio que fue impactado por la guerra. Mireya expresa “aquí (Puerto Saldaña) hace 19 años fueron las mujeres las que más victimas pusieron, porque murieron sus esposos, sus hijos, sus hermanos. En algunos tuvieron que parir para la guerra. Ahora ellas quieren parir para la paz”.

Aureliano Sánchez, campesino de la región, comenta que Asmupuerto ha salido de todas las dificultades y que son habilidosas para realizar las actividades. Se siente muy orgulloso de ellas.

Las aspiraciones que tiene la asociación son muchas, una de ellas es el museo de la memoria y producción de varios alimentos para generar crecimiento en la región. Se consideran muy ambiciosas y saben que con mucho trabajo, lo van a lograr.

 La forma para plasmar un espacio de paz y reconciliación

En el marco del Primer Festival de Puerto Saldaña “memorias para la paz”, que se llevó a cabo del 26 al 28 de abril del presente año, organizado por un grupo de estudiantes y docentes de la UT, Asmupuerto y diferentes entidades, Santiago Núñez Castillo y Angie Katherine Guarnizo, dos estudiantes de Artes Plásticas y Visuales de la Universidad del Tolima en conjunto con toda la comunidad, realizaron un mural en el corregimiento como aporte a la reconstrucción de memoria para la paz. “Cualquier utensilio que utilizáramos o cosa que necesitábamos, la comunidad estaba siempre a ayudarnos”, comenta uno de los estudiantes.

Los dos estudiantes nunca habían ido a Puerto Saldaña, no sabían a qué se iban a enfrentar al realizar un mural como forma de mostrar su apoya para el crecimiento de la población. “La experiencia de realizar esta (mural) manifestación artística sobre una ruina es muy significativo, porque a través del color, el pigmento y las imágenes, representa el contexto de las cosas” expresa Santiago Núñez.

Pero detrás de ellos, hay un colectivo en la UT llamado “El Garaje” donde están integrados los estudiantes  que realizaron el diseño del mural. Se tuvo de referencia el contexto del sur del Tolima, la vegetación, los animales y la fauna. Venían de todas formas Santiago y Angie al Puerto Saldaña, un poco expectativos, ya que lo habían encontrado en internet era relacionado con la violencia. La estudiante comenta que “gracias al haber venido, pudimos conocer realmente el territorio (…) en realidad es un lugar muy bonito”.

Dos días después de lijar, expresar toda su creatividad y solventar la fuerte lluvia que se presentó en los días del evento, la sonrisa de los niños y del resto de la población no era de esperar. “Ellos no han estado acostumbrados a este tipo de muestras, se nos acercaban y nos preguntaban varias cosas (…) eso fue muy gratificante para nosotros”, asegura Angie Guarnizo.

Este aporte generó, según comenta los estudiantes, reflexión entre la comunidad. Ellos en la realización del mural, encontraron a un militar que dijo que procedía de Nariño y les comentó que siempre había querido estudiar artes plásticas, pero que él ingresó a la anterior labor por la influencia de sus familiares, sin embargo ahora, al ver lo que había hecho Santiago y Angie, les comentó que se iba a animar a estudiar lo que quería.

“Yo considero el mural muy bonito, porque genera mucha reflexión. Yo considero que es una reflexión que ustedes (estudiantes) nos van a dejar a nosotros. Quedamos altamente agradecidos”, asegura María Quintero, comerciante del sector y que igualmente asegura que tiene un nieto de 10 años que no se perdió ninguna de las actividades que se llevaron a cabo en el evento.

Por su parte, Mireya Torres, representante legal de Asmupuerto, comenta que el mural es una esperanza. Una manera de que en Puerto Saldaña hay diferentes maneras para expresar el arte. “Agradezco a los muralistas y a la Universidad del Tolima por todo el trabajo que hicieron. Más que una pintura, para nosotros son mil palabras, lo mucho que ustedes creen por el corregimiento” asegura.

Consideran los dos estudiantes que a la comunidad les falta que vengan más profesionales del exterior a enseñarles y que puedan aprender esa profesión. Santiago y Angie finalizan diciendo “a través del arte también se puede cambiar la sociedad”.

La importancia de visibilizar esta comunidad

Arlovich Correa, Docente del programa de Comunicación Social – Periodismo y coordinador del colectivo Estudios de la Memoria de la Facultad de Ciencias Humanas y Artes de la UT, expresa que es importante dar a conocer esta comunidad, las actividades que realicen y reconstruir la memoria, ya que, “los habitantes no pueden desarrollar proyectos a futuros si no laboran el pasado (…) los líderes sociales quieren saber qué pasó para poder construir la paz, sigmentada desde la verdad. Hay que hacer memoria para reparar”.

Puerto Saldaña es una comunidad que sigue esperando reparación por parte del Estado. “Esto es homenaje que le hacemos a los que murieron durante el conflicto armado y que también fueron desplazadas de las tierras. (…) Tenemos que trabajar para reconstruir nuestras costumbres. Necesitamos un futuro en paz”, asegura Florentino Méndez, egresado del programa de Comunicación Social – Periodismo de la UT y líder del equipo organizador del Festival de Puerto Saldaña.

Y en esa reconstrucción de memoria, es importante también para sanar las heridas de un pasado que no quieren volver a presenciar. “Realizar esto ayuda a que no vuelva a ocurrir las anteriores tragedias. Cuando se tiene memoria, se tiene en cuenta la experiencia. Hay muchas historias que no han sido narradas”, comenta Luis Enrique Ospina, Director de la Emisora Rioblanco Stereo.

Por su parte, Manuela Bolívar, egresada el programa Comunicación Social – Periodismo de la UT, finaliza comentando que, “reconstruir desde la memoria de los habitantes de Puerto Saldaña es un acto de perdón y amor que aporta al esclarecimiento de los hechos, la búsqueda de la verdad y la construcción de paz en la región con el fin de evitar que estos hechos se repitan”.

 

 

Total Page Visits: 234 - Today Page Visits: 2