La UT territorio de paz

Arte y Cultura Uncategorized

Frente a los hechos acontecidos en la tarde de ayer en el campus de la Universidad, relacionados con la aparición de un grupo de encapuchados, la dirección universitaria aclaró a través del Vicerrector de Desarrollo Humano, Enrique Alirio Ortiz, que la UT, ha sido, es y seguirá siendo un territorio de paz, en donde se trabaja desde hace más de 15 años a través del Observatorio de Paz y Derechos Humanos, y la oferta académica relacionada con la pedagogía y las prácticas por la reconciliación.

Recientemente la UT al igual que las demás universidades públicas del país, manifestó su apoyo a la postura del Sistema Universitario Estatal-SUE que da cuenta del respaldo irrestricto al proceso de diálogos llevado en la Habana, e incluso ha venido trabajando en ampliar la oferta académica relacionada con la pedagogía de paz. La Especialización en Derechos Humanos, y las Maestrpias en Territorio, Conflicto y Cultura, y la Maestría en Derechos Humanos y Ciudadanía, entre otros diplomados y programas del Observatorio, sustentan dicho argumento.

En conversación con los medios de comunicación, el Vicerrector aclaró que dichas manifestaciones anónimas no representan el sentir de la totalidad de la comunidad universitaria, y que hacen parte de las muchas ideologías y posiciones que abundan en las universidades, amparadas en el concepto de autonomía universitaria, sin que aquello necesariamente evidencie o represente el pensamiento de la comunidad de la UT.

Ortiz, en nombre de la dirección de la Institución, rechazó cualquier acto de violencia al interior del campus, y realizó un llamado respetuoso a la autoregulación, y al respeto por los derechos humanos, pues el alma mater de los tolimenses, además de ser el centro de pensamiento y academia más importante del departamento, se ha caracterizado por trabajar con las comunidades y los territorios en temas de paz, garantizando la integridad de todas las personas.

Es de recordar, que esta casa de estudios ha sido sede de múltiples eventos relacionados con la pedagogía de paz, entre esos el foro con las víctimas de justicia transicional, organizado con la JEP, el pasado mes de marzo, y el Congreso Internacional de Educación por la Paz, realizado el pasado 22 de agosto. El compromiso con la paz de Colombia ha sido prioridad para el rector Omar Mejía Patiño, quien manifestará recientemente lo siguiente en una de sus columnas: la paz, una palabra tan común como esquiva para la historia de Colombia, debe ser el eje integrador y transformador de las realidades adversas, una paz viva es como diría el autor guatemalteco Arjona: verbo y sustantivo.