Biólogos de la UT trabajan por la preservación de especie de rana en el Bosque de Galilea

Uncategorized

Los biólogos Andrés Viuche y María Paula Enciso egresados de la Universidad del Tolima, quienes pertenecen al Grupo de Investigación en Herpetología, Eco-fisiología y Etología, liderado por el Doctor Manuel Hernando Bernal, en la línea de biodiversidad, desarrollaron un importante proyecto en el Bosque de Galilea, en el cual encontraron una especie de rana catalogada en peligro crítico llamada Atelopus subornatus. Actualmente Andrés junto a Johan Romero y Carlos Galindo también investigadores del Grupo de Herpetología lideran una importante investigación que busca la preservación de esta especie.

El proyecto surgió hace dos años como idea de Andrés, teniendo en cuenta que el Bosque de Galilea es un lugar poco explorado, tuvo la intención de conocer las especies de anfibios que residen allí. Dentro de los logros registrados en este trabajo, se publicó el redescubrimiento de la rana Atelopus subornatus, también conocida como rana arlequín vientre de fuego, por la coloración que pueden presentar en el vientre con tonalidades amarillo, naranja o rojo, principalmente en las hembras. El dorso es generalmente de color negro o marrón con manchas, el vientre de los machos es generalmente de color crema a blanco. 

Para ellos encontrar el Atelopus fue un golpe de suerte, porque fue un animal que vieron casualmente, “no esperábamos encontrarlo porque es una especie que se creía extinta, ya que no se tenían registros desde hace más de 20 años en su localidad tipo que es Cundinamarca”, asegura María Paula, quien también especificó que esta especie de rana es muy sensible y su mantenimiento en el ambiente es complejo ya que existen múltiples factores que las amenazan, entre ellos el cambio climático,  el hongo conocido como Batrachochytrium dendrobatidis (Bd) que ataca la piel de las ranas; pero en este caso el Bosque de Galilea se encuentra en un alto grado de conservación lo cual ha favorecido el sostenimiento de la especie. 

La visita al Bosque de Galilea en la cual fue descubierta la especie, se llevó a cabo en el año 2017, en esta se pudieron encontrar un macho adulto, un sub adulto y dieciséis renacuajos. Sin embargo, no se pudieron realizar más visitas debido a la falta de recursos económicos y difícil acceso al lugar. A pesar de esto, recientemente WCS Colombia se interesó por el proyecto y se ofreció a financiarlo, gracias a esto pudieron ir nuevamente al Bosque en enero de este año.

En esta ocasión encontraron siete adultos y aproximadamente mil renacuajos de la especie, siendo este un excelente resultado que demuestra el buen estado de la población. Se creía que estos organismos eran de comportamiento diurno, pero en la última visita realizada los investigadores de la UT encontraron individuos activos durante la noche. 

Según la literatura, esta eepecie tiende a formar segregaciones a lo largo de los ríos en temporada de lluvia, mientras que en sequía posiblemente regresen al bosque y se refugien bajo la hojarasca; las hembras son más grandes que los machos; tienen largos periodos de reproducción y puede vivir alrededor de 10 años. Pese a esta información general, se comprende que aún existe la necesidad de realizar trabajos de investigación que contribuyan a conocer más acerca de la ecología de este grupo y esta especie en particular. 

Otras organizaciones como el Parque Explora y el Parque Zoológico de Cali trabajan actualmente en pro de la preservación de las ranas del género Atelopus, a esto se unen los esfuerzos de los biólogos de la UT junto a WCS Colombia para realizar estudios poblacionales que permitan conocer cómo se encuentra el estado de conservación de la especie en el Bosque de Galilea, y así deliberar si es necesario hacer rescate de individuos o conservación ex situ con ayuda de entidades como el Parque Explora y el Zoológico de Cali, donde se realizarían los procedimientos de reproducción.

Se espera realizar otra salida de campo al Bosque de Galilea en los meses de abril o mayo durante la temporada de lluvias, para poder encontrar a estos animales en su época reproductiva y así poder evaluar de una mejor manera el estado de la población. El grupo de investigadores espera continuar gestionando recursos para no dejar de lado la investigación sobre esta especie y a partir de esto, determinar si necesita ser intervenida o si sólo se debe seguir realizando monitoreos, todo esto con el fin de mantener un control que pueda evitar su desaparición.

La principal invitación que se hace a las personas del común es a cuidar y preservar el ambiente con sus recursos naturales y a los animales que allí habitan, por otro lado, a las diferentes organizaciones para que fomenten las acciones que promuevan la declaración de áreas protegidas, la conservación de los recursos y la preservación de las especies.

Total Page Visits: 825 - Today Page Visits: 164