Ubeimar Lozano, 30 años al servicio de la UT

Destacado

Ubeimar Lozano lleva 30 años siendo funcionario de la Universidad del Tolima. Ingresó bajo la modalidad de prestación de servicios en el año de 1990, bajo las órdenes del entonces Jefe de la División de Servicios Administrativos, Jaime Cuartas, quien le encomendó la siembra de 30 árboles al interior del campus de Santa Helena, trabajo que, para sorpresa suya, Lozano terminó antes de tiempo y en tan solo dos días, agotando lo que serían las labores de todo un mes.

Su dedicación, amabilidad, pero especialmente sus ganas de salir adelante, le permitieron seis meses después, participar en un concurso para lograr un cargo en la planta de la institución. Desde entonces se ha mantenido como trabajador oficial en el grupo de operarios,a donde ha tenido la oportunidad de coordinar a sus compañeros y compañeras de servicios generales, y actualmente desempeñarse como monitor de los auditorios del Bloque 33. Allí, ha visto pasar a cientos de académicos, científicos, periodistas, políticos e incluso jugadores mundialistas de fútbol como Fredy Guarín. De todos ellos, Ubeimar ha aprendido bastante.

Además de su abnegada labor de guardián de los famosos auditorios de la UT, Lozano lleva 24 años siendo bombero voluntario de Ibagué. Allí, además de colaborar y servirle a la gente, ha logrado un especial reconocimiento de sus compañeros, que lo han elegido como presidente del Consejo de Oficiales y como miembro de la Junta Directiva del Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la capital tolimense, designaciones que sustentan el deseo de servirle a los demás desde que era un niño, cuando se inscribió en el programa “civilitos” de la Defensa Civil de su natal Rovira.

En dicha labor, Ubeimar se ha enfrentado al peligro de muchas formas, pero también a la tristeza de los incendios, inundaciones y derrumbes. No importa si es de día o de noche, los bomberos voluntarios siempre están listos, y para cumplir con esa misión, él siempre ha contado con el respaldo de la Universidad del Tolima.

Algunos de los episodios más dolorosos para Ubeimar, justamente han sucedido en la UT: la muerte de la estudiante Norma Patricia Galeano, y la caída de una de las placas de construcción del Bloque 31 y que terminó con el deceso de un obrero. En ambos, Ubeimar pudo socorrer y ayudar, hasta que el soplo de la vida se apagó para ambos. No obstante, han sido muchas las veces en las que la adrenalina y el temor de saber si va a regresar con bien a su casa, han logrado conmoverlo.

Frente a sus labores en el alma máter durante estas tres décadas, Ubeimar ha podido capacitarse como técnico en manejo de emergencias y manejo de sustancias químicas, estudios que le han permitido avanzar en su vida personal junto a su familia.

“A la gente de la universidad les digo que hay que cuidarla, quererla es la única opción que tienen los estratos bajos para tener educación, ya sembré más de un árbol, ya mi Dios me dio cuatro hermosos retoños, ya pude volar, puedo decir que ya puedo morir tranquilo”. Puntualizó.

Por estos días y en los que la Universidad del Tolima está próxima a cumplir sus 75 años, nos enorgullece contar con un trabajador de las calidades de Ubeimar, y le hacemos un especial reconocimiento en su labor de servir a los demás.

Total Page Visits: 65 - Today Page Visits: 2