Del cerro de Calarma, sur del Tolima al Parque Innovamente de Ibagué

Uncategorized

Son muchos los esfuerzos que hacen los docentes de las instituciones educativas públicas de la región para acercar a sus estudiantes a prácticas pedagógicas diferentes a las implementadas en clase, especialmente, las de la zona rural, por eso, Guisella Díaz, docente de la I.E. La Risalda de la zona rural del municipio de Chaparral, se contactó con el equipo del Parque Interactivo Innovamente para gestionar, como expresa ella, “un sueño”.

Para nadie es un secreto que Chaparral fue de los municipios más golpeados en la época de la violencia y que, de hecho, aún ahí y en resto del sur del departamento se siguen viviendo algunos rezagos que ha dejado dicho conflicto. Sin embargo, los diferentes grupos sociales, como en este caso, uno de la comunidad académica, le apuestan a vivir experiencias diferentes y que aporten a la construcción de sus entornos a partir de la apropiación social del conocimiento.

Me he sentido muy feliz por conocer este hermoso Parque, me ha encantado conocer Ibagué. Gracias infinitas por traernos, por hacer posible este gran sueño, por habernos traído desde por allá tan lejos”, dijo Miguel José Gutiérrez, estudiante.

Esta historia coloca nuevamente de manifiesto la realidad que viven miles de niños en el campo, en donde las brechas de desigualdad en materia de acceso a la educación son notorias.

El viaje lo realizaron 40 estudiantes (Entre niños, niñas, jóvenes y adolescentes), que partieron al casco urbano de Chaparral desde el día antes al traslado a la ciudad de Ibagué, por los horarios de salida de vehículos especiales para transitar las vías terciarias. Para muchos de ellos, fue la primera vez en salir del campo a la ciudad, “ellos venían sorprendidos y maravillados durante el viaje, cuando pasaron por el túnel sus caras de asombro eran únicas, estaban felices viendo los edificios, la infraestructura de la ciudad, y cómo no, este maravilloso parque”, manifestó la docente, “lo que era un sueño, hoy es una realidad, nos sentimos hoy bendecidos” concluyó.

Para este viaje ha sido imprescindible el esfuerzo de la Universidad del Tolima, quien, en cabeza de su rector Omar Mejía, hizo posible que un bus de la institución se desplazara hasta el municipio y trasladara a este grupo de estudiantes. De igual forma, el equipo del Parque, quienes prepararon todo para recibir de la mejor manera a los visitantes y poder realizar un recorrido completo y nutrido de cada una de las salas interactivas, así como de la Gobernación del Tolima y una ciudadana de buen corazón quien, por iniciativa propia quiso participar de este recibimiento garantizando durante la jornada el consumo de sus alimentos.

“Algunos de nosotros caminamos más de dos horas todos los días para llegar a la escuela y lo hacemos a pesar de la lluvia, el sol y las demás necesidades, porque queremos aprender y soñamos con cambiar nuestras realidades” decían la carta que, con gran cariño le escribieron al rector de la UT y que fue recibida por el docente Enrique Alirio Ortiz, quien se tomó la tarea de coordinar todo el trámite para hacer posible el viaje de los niños.

Finalmente, los viajeros partieron nuevamente a sus lugares de origen con el corazón lleno de felicidad, con nuevos aprendizajes y con la satisfacción de haber conocido la ciudad musical.

Una vez más, la articulación institucional demuestra que se puede trabajar de manera mancomunada por el beneficio de los más vulnerables de la región y que sí es posible contribuir en la transformación de la sociedad a partir de la educación.

Redacción: Angélica Villanueva. 

 

Total Page Visits: 242 - Today Page Visits: 2