Emprendimiento juvenil: la apuesta de la UT con las tiendas universitarias

Vicerrectoría de Desarrollo Humano

Luego de dos años de pandemia, poco a poco el campus de la Universidad del Tolima vuelve a la normalidad. Además de las obras que se ejecutan actualmente en materia de infraestructura, el proyecto de las mini tiendas universitarias, gestado en 2018 como forma de resignificar los espacios al interior de la UT, aparece nuevamente con toda su oferta, con el propósito de brindar alternativas de sana alimentación dentro de la institución, y apoyar a los estudiantes que tengan emprendimientos como forma de sostenerse económicamente mientras adelantan sus estudios.

“Estas tiendas además de generar una nueva relación con el espacio, pues también es un mensaje para que los propios muchachos y muchachas de la universidad tengan esa primera experiencia de economías propias. Una economía que les permite financiar sus necesidades cotidianas, pero que también los va encaminando al espíritu de las economías propias. Por eso la universidad ha venido insistiendo en, además de contemplar un escenario de empleabilidad, que ellos sean gestores de su propia economía cotidiana.” expresó Diego Polo, Vicerrector de Desarrollo Humano.

Uno de estos proyectos de emprendimiento es “Tinto parao cultura pijao del Tolima”, el cual nació según sus gestores, como forma de poner en práctica los conocimientos adquiridos con caficultores del sur del Tolima, especialmente en conocimientos ancestrales, cafés y cacaos orgánicos de Planadas, productos naturales y autóctonos del Tolima como el quesillo de Roncesvalles, y los derivados de panela producida en las veredas de Ibagué.

El colectivo está conformado por estudiantes del programa de Ingeniería en Agroecología del IDEAD, entre ellos Yuliana Lasso y Luis Amaya, quienes, junto a otros compañeros, con el regreso implementaron servicio de domicilios a salones y oficinas al interior del campus. Productos como café especial, frapé, capuchino, miel de abejas, pandeyucas, almojábanas, chucula, chocolate, entre otros, hacen parte del menú de la caseta de este proyecto.

Y es que el proceso para el colectivo “Tinto parao cultura pijao del Tolima” no ha sido fácil, pues tan solo 8 días después de haber inaugurado su proyecto, llegó el cierre obligatorio del campus por COVID-19, generándoles ello, no solo pérdidas materiales por casi dos millones de pesos, sino también daños emocionales, pues los integrantes del colectivo en su mayoría son personas de bajos recursos, los cuales viven del rebusque.

Invertimos en bienes de consumo dos millones de pesos. No pudimos devolver la mercancía. La repartimos, la utilizamos nosotros. Nos quedó material en las casetas, luego de un año volvimos y las panelas pulverizados y el café ya no servían». Afirmó Luis Amaya.

No obstante, gracias a la ayuda de la virtualidad, de las redes sociales, y de la solidaridad de la gente, lograron sortear los días difíciles, que hoy con el regreso 100% a la presencialidad, regresa la esperanza, y desde luego los productos de este colectivo, que poco a poco se consolida como una marca propia y reconocida en la ciudad.

Redacción: Juan Manuel Díaz Borja.

Total Page Visits: 64 - Today Page Visits: 1