Carta de agradecimiento a la comunidad universitaria

Rectoria

Ibagué,  12 de septiembre de 2022

El agradecimiento se constituye como una de las virtudes más importantes, pues implica
un acto de justicia y una forma de relacionarse que reconoce que necesitamos del otro/a.
Al agradecer nos disponemos a aprender y desaprender, a reafirmar una identidad
compartida abierta al cambio, pero también que valora la diferencia como elemento
fundamental para renovar permanentemente la perspectiva con la que vemos la vida y
desde luego, la actitud con la cual la asumimos.

Hoy que se culmina un primer periodo de la administración que he tenido el honor de
dirigir, aprovecho para recordar, para volver a pasar por nuestras mentes y corazones,
todos aquellos esfuerzos que realizamos como comunidad para superar juntos/as
aquellas dificultades que pusieron en riesgo la misión de nuestra amada Universidad del
Tolima; pues sin ustedes, estudiantes, profesores, graduados, funcionarios, funcionarias y
en general todas aquellas personas que creen en este proyecto educativo, no hubiese
sido posible estabilizar la institucionalidad y consolidarnos como una universidad pública,
gratuita y de alta calidad; importantes metas que se constituyen como un momento
disruptivo, desde el cual empezar a soñar de nuevo, esta vez con la experiencia y
motivación de todo lo que hemos logrado.

En este acto de agradecimiento, también aprovecho para reconocer con humildad que
son muchísimos los aspectos que actualmente siguen impidiendo el desarrollo del
potencial académico, científico, artístico y social de nuestra amada alma mater; por ello,
hoy que iniciamos un nuevo periodo en la dirección universitaria, gracias a su respaldo,
nos comprometemos a estar abiertos a la crítica, la cual nos permitirá identificar todos los
aspectos a mejorar que tendremos que transformar mancomunadamente.

El espíritu universitario de esta casa de estudios es la suma de todas las voluntades
dedicadas al intelecto y al mejoramiento de las realidades institucionales, regionales y
nacionales. El desarrollo de todo el potencial de ese espíritu universitario está sujeto a la
toma de conciencia y exteriorización de nuestras convicciones; por ello les pido que
asumamos este nuevo punto de partida, desde la esperanza como horizonte de la acción
colectiva, pues de lo contrario corremos el riesgo de que el miedo, el pesimismo y los
intereses particulares nos impidan evidenciar las oportunidades y capacidades que
tenemos para construir transformaciones en las experiencias que tenemos a diario en la
Universidad del Tolima, que a su vez tengan impacto en la solución de problemáticas
sociales y ambientales.

El agradecimiento nos permitirá seguir movilizándonos hacia el intercambio social, pues
reitero que es el gesto mediante el cual le hacemos saber al otro/a que le necesitamos.
En ese sentido, quiero recordarles que nos necesitamos, ya que actualmente estamos
asumiendo grandes retos como comunidad universitaria, entre ellos se encuentran la
construcción colectiva del Proyecto Educativo Institucional y el Plan de Desarrollo 2023 –
2033, en los cuales la participación de toda la comunidad es imprescindible.

No podría culminar esta carta sin agradecerles por tantas enseñanzas, por el afecto, las
alegrías, las críticas, por el abrazo solidario que diferentes personas han compartido con
esta administración a lo largo de todos estos años. Nuestra manera de retribuirles es hacer
lo que nos corresponde para no defraudar la confianza que han depositado en este
equipo para direccionar el rumbo de su universidad.

Como dirección universitaria reiteramos nuestra entera disposición de diálogo y de
adoptar con la mayor celeridad posible las acciones que sean necesarias para mejorar
continuamente el funcionamiento y vida universitaria, pues sólo trabajando
colectivamente y reconociendo el trabajo de todas y todos podremos construir la
Universidad del Tolima que soñamos.

 

OMAR A. MEJÍA PATIÑO

Total Page Visits: 161 - Today Page Visits: 2